Untar Vicks Vaporub en los pies del niño para calmar la tos

Un remedio casero sin evidencia científica
Tu Bebé / Salud Cuando el niño tiene resfriado y tose sin parar, hay padres que aplican Vicks Vaporub en la planta de los pies del pequeño y después le colocan unos calcetines, justo antes de irse a dormir, para eliminar la tos. Este remedio casero no tiene evidencia científica. ¿Qué opinan los pediatras? Por Olga Fernández.

Existe mucha información en Internet que afirma que aplicar Vicks Vaporub en la planta de los pies alivia la tos. Un mecanismo difícil de entender: ¿cómo al aplicarlo en los pies, un lugar tan alejado de la garganta, puede calmar la tos? Este remedio casero, que se ha hecho muy popular entre los padres, no tiene base científica, así lo afirma la pediatra Amalia Arce en su blog. Quien además advierte de que no está indicado su uso en niños menores de dos años por el riesgo de intoxicación. Hay que señalar que la marca destaca en su página web que solo debe utilizarse en niños mayores de dos años, aunque en el prospecto del producto en España figura que está indicado para niños mayores de tres años.


A pesar de todo, nos encontramos con algún pediatra que sí recomienda aplicarlo en los pies:
Antes de que tu hijo vaya a dormir, aplícale Vicks VapoRub en las plantas de los pies y colócale las medias”, dice Francisco Machado en su blog, aunque este médico no aporta ningún estudio que apoye dicha recomendación ni explica el mecanismo por el que se supone alivia la tos.

Un estudio publicado en la revista Pediatrics, en el que se comparó a 138 niños de 2 a 11 años con tos y resfriado para ver el efecto del Vicks Vaporub a través de encuestas a los padres que valoraron los síntomas tras una noche de tratamiento, observó que los tratados con este producto mejoraron mucho más. El estudio estuvo apoyado con una beca de investigación de Procter&Gamble, el fabricante de Vicks Vaporub.

 

 

El alcanfor puede provocar convulsiones
Vicks Vaporub dice en su página web que este producto contiene: alcanfor, aceite de eucalipto y mentol, además de aceite de hoja de cedro, aceite de nuez moscada, vaselina, timol e incluso aceite de trementina. “La trementina la tenéis en vuestros hogares como producto doméstico: es el aguarrás", apunta Amalia Arce. El alcanfor y el mentol, tal y como se informa en el servicio americano de información sobre salud MedlinePlus, pueden ser tóxicos. Entre los síntomas de intoxicación: náuseas y vómitos, dolor abdominal, agitación, sed excesiva, pulso rápido y convulsiones. “El alcanfor es un producto altamente tóxico en ingesta y puede originar efectos también por vía tópica o inhalada, dañando la vía aérea“, añade Amalia Arce. La bibliografía médica aporta casos de intoxicación en bebés, recogidos por la Asociación de Médicos Residentes del Instituto Especializado de Salud del Niño, en Perú. En ellos se describe a bebés de dos meses de edad con convulsiones a causa de productos que contenían alcanfor, uno de ellos era Vicks Vaporub.

En cuanto al aceite de eucalipto, según MedlinePlus: No es probablemente seguro para los niños. No se debe tomar por vía oral o aplicar en la piel. No se tiene suficiente información acerca de la seguridad del uso de las hojas de eucalipto en los niños”. Y, según informa la pediatra Amalia Arce en su blog, “el mentol y el eucalipto también pueden originan problemas de intoxicación”.
Hay que decir que Vicks Vaporub señala en su web que en bebés de tres meses o más puede utilizarse otro tipo de producto de su marca: “Puedes utilizar Vicks BabyRub en bebés de tres meses o más”. Este producto contiene fragancias de eucalipto, romero y lavanda.

 

También hay riesgo de asma
El riesgo de este producto no es nuevo, en 2009 ya se advirtió de sus potenciales efectos negativos en niños pequeños: “Una pequeña de 18 meses tuvo una gravísima insuficiencia respiratoria después de ponerle un ungüento directamente bajo la nariz. Esto originó una investigación en toda regla. El popular ungüento Vicks VapoRub, puede ser muy peligroso para los bebés y los niños de corta edad. En la revista 'Chest', de la American College of Chest Physicians –especialistas en enfermedades pulmonares– se demuestra que este bálsamo puede estimular la producción de mucosidad e inflamación en las vías respiratorias, afectando gravemente a la respiración de bebés y niños de corta edad. Los ingredientes son irritantes y pueden provocar crisis parecidas al asma”, decía el pediatra Santiago García–Tornel, del Hospital San Joan de Déu (Barcelona), en su blog.
Antes de utilizarlo, consulte con su pediatra.

(31/01/2018)