Piel seca o eccema

Cuidados diarios para mantenerla sana
Tu Bebé / Salud El eccema es una enfermedad crónica de la piel que se manifiesta en brotes (aparece y desaparece). Cada vez es más frecuente en bebés y niños, y sus signos son: piel seca, erupción con picor recurrente (que vuelve a aparecer) y zonas de la piel irritadas. No existe curación para el eccema, pero puede mejorar con un tratamiento adecuado. Por Mar Fernández.

El origen del eccema no se sabe con seguridad, aunque es frecuente entre miembros de la misma familia, por lo que se sospecha que haya una carga genética. Los niños más propensos son los que presentan atopía o predisposición a las alergias (dermatitis atópica, alergia a alimentos o al polen, etc.). Se trata de un enfermedad muy común, cuyo principal signo es que la piel aparece áspera y seca al tacto, y en alguna zonas puede descamarse provocando picor. El problema suele desaparecer por si solo en la adolescencia.
No existe un tratamiento curativo, aunque determinadas cremas hidratantes pueden mejorar el estado de la piel. También existen fármacos de uso tópico que suelen controlar los brotes y aliviar el picor, pero deben utilizarse sólo bajo prescripción del pediatra. Además, si aplicas una serie de consejos en el cuidado diario de la piel de tu hijo conseguirás evitar que el eccema aparezca con más fuerza o frecuencia.

 

Consejos para cuidar la piel seca
El cuidado diario de la piel del niño es muy importante para mantenerla saludable. Si tu hijo suele presentar la piel seca o con picores, sigue estos consejos:

– BAÑO. Los niños con eccema pueden bañarse todos días, aunque hay especialistas que recomiendan hacerlo en días alternos (un día sí y otro no), pero el agua ha de estar a una temperatura tibia (no muy caliente) y el baño no debe durar más de 10 minutos. Has de utilizar muy poca cantidad de gel y champú, y éstos han de ser de ph neutro, sin perfume e hipoalergénicos. Si bañas al niño en lugar de ducharlo, puedes echar en el agua unas gotas de aceite para bebés, así conseguirás hidratar bien su piel. No se debe utilizar esponja o manopla, lo mejor es bañar al niño con tu propia mano, así no irritarás su piel. 

– SECADO. Has de utilizar toallas de algodón y nunca debes frotar su piel, lo aconsejable es secarla con pequeños toques. Si tiene un brote de eccema con granos, deberás secarla con mucho cuidado.

– HIDRATACIÓN. Utiliza una crema hidratante especial para niños (pregunta a tu pediatra) y aplícasela dos veces al días, siempre después del baño.

– COLONIA. No se aconseja utilizar colonia en los niños con eccema o dermatitis atópica porque puede irritar su piel y desencadenar el brote.

– ROPA Y CALZADO. Ha de ser de tejidos naturales, como el algodón, el lino o el hilo. Evita la lana y las telas sintéticas porque suelen irritar la piel. En cuanto al calzado, ha de ser de piel o cuero en invierno y de tela en verano para que sus pies transpiren.

– HIGIENE. Muy importante: córtale las uñas para evitar que se rasque la piel y se haga heridas que pueden infectarse.

– DEPORTE Y SOL. Debe utilizar calzado deportivo sólo cuando haga deporteSi practica natación, debes asegurarte de que se ducha tras el baño o inmediatamente al llegar a casa para evitar que el cloro de la piscina irrite su piel. Los baños de sol son buenos para la piel con eccema pero ha de tomarlos siempre con protector solar y evitarlos en las horas centrales del día.

– TRATAMIENTO. Si el pediatra te recomienda un medicamento para el eccema debes aplicárselo a diario siguiendo sus indicaciones.

TEMAS RELACIONADOS
Dermatitis atópica

(09/10/2012)