Nueva técnica antiedad

Atenúa las arrugas y la flacidez sin cirugía
Parto y Postparto / Salud Una nueva técnica facial consigue dar tersura a la piel y atenuar las arrugas gracias a la combinación de radiofrecuencia y luz infrarroja. Su misión es activar el colágeno y la elastina. La técnica está indicada para personas a partir de los 30 años y antes de llevarla a cabo se realiza una limpieza a fondo de la piel del rostro. Por Olga Fernández.

La flacidez y las arrugas son signos del estrés, del cansancio y, por desgracia, del envejecimiento. De ahí que las mujeres busquen métodos y productos para eliminarlas. En el mercado aparecen nuevas técnicas con el objetivo de rejuvenecer el rostro sin cirugía; la última es la radiofrecuencia con el equipo e-Two, un procedimiento que ya se ha probado en Estados Unidos y Oriente Medio. Tiene cinco aplicaciones: reafirmar la piel y recuperar el óvalo facial, difuminar arrugas, borrar cicatrices de acné, mejorar la textura y difuminar las estrías blancas. Para ello existen dos métodos: Sublime y Sublative. El primero es más breve y menos intenso pero sus resultados no son tan espectaculares como los de Sublative. No se recomienda en el embarazo o la lactancia, ni en personas enfermas de cáncer, con marcapasos o con prótesis metálicas en la cara. Es compatible con otras técnicas de estética, como el ácido hialurónico, el botox o los hilos tensores.

 

¿QUÉ NOTARÁS?
La técnica está indicada para personas a partir de los 30 año y antes de llevarla a cabo se realiza una limpieza a fondo de la piel del rostro. Consiste en aplicar radiofrecuencia, unas ondas que producen un calentamiento de la dermis para estimular las células responsables de la síntesis del colágeno (proteína que forma fibras y da tersura a la piel). Para ello, se aplica un gel conductor en la zona a tratar (semejante al que se utiliza para realizar una ecografía abdominal) y se comienza a dar pequeñas aplicaciones: notarás mínimas pulsaciones con calor, en algunos momentos pueden ser más molestas pero tolerables. Se realiza en el rostro y el cuello (exceptuando la zona del tiroides), por lo que requiere una hora y media de sesión. Se realizan de 3 a 5 sesiones, una al mes.

 

DOS TIPOS DE TÉCNICA
 La técnica Sublime, que combina radiofrecuencia bipolar con luz infrarroja es la más suave y está indicada para prevenir la flacidez o tratar la ya existe si es moderada. Proporciona firmeza en la piel y difumina las arrugas. Ofrece un tratamiento indoloro y no presenta efectos secundarios. Su precio es de 260 € por sesión aproximadamente.
La técnica Sublative utiliza radiofrecuencia bipolar fraccionada y está indicada para atenuar arrugas, difuminar cicatrices de acné y cerrar los poros. Suele producir cierta molestia durante la sesión y presenta efectos secundarios: enrojecimiento y edema moderado que tarda de 5 a 10 días en desaparecer. Tres sesiones equivalen a una de láser CO2 sin los efectos secundarios de éste. Ha de realizarla un dermatólogo y su precio es de 350 € la sesión. Se recomienda realizar una sesión al año como mantenimiento.
Pueden asociarse ambas técnicas cuando se busca un efecto de firmeza más intenso o cuando se persigue un rejuvenecimiento integral.

(15/12/2013)