Más de un 15% de los niños y adolescentes españoles son MALTRATADOS

09/05/2014 Existen determinadas señales que indican que un niño puede ser víctima de maltrato. El 75% de las lesiones por maltrato infantil se producen en la zona de la cabeza o el cuello, y el 10% en la cavidad oral. Entre el 15 y 20% de los niños, niñas y adolescentes es víctima de alguna modalidad de maltrato, abuso o explotación sexual infantil, según la Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil (FAPMI).

El maltrato, abuso o explotación sexual es sufrido por entre el 15 y 20% de los niños y adolescentes de España, según datos de la Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil (FAPMI). El 75% de las lesiones por maltrato infantil se producen en la zona de la cabeza o el cuello, y el 10% en la cavidad oral, según estimaciones de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM).
Existen varias manifestaciones de maltrato infantil, “puede ser por negligencia cuando el menor está desatendido y por agresión física o sexual. El físico es el segundo más frecuente y a la vez, el más difícil de diagnosticar ya que se encubre muchas veces. Por eso es muy importante la labor de detección de todos los profesionales sanitarios. Los cirujanos orales y maxilofaciales queremos aportar nuestra experiencia y conocimiento de las lesiones faciales, ya que son las más frecuentes y visibles, para ayudar a otros profesionales en la detección”, asegura el doctor Javier González Lagunas, presidente de la SECOM.

Cómo detectar el maltrato infatil
Uno de los principales problemas relacionados con la detección del maltrato infantil, según la SECOM y FAPMI, radica en las dificultades para distinguir las lesiones no accidentales. “Todo esto hace que ocultarlo sea muy fácil para el agresor y que las agresiones se vuelvan a repetir, lo que ocurre en el 85% de los casos”, advierte el doctor Jesús Manuel Muñoz Caro, del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario La Paz, de Madrid.
La lesión más habitual dentro de las producidas en la cabeza y el cuello es la rotura del frenillo labial de la que hay que sospechar maltrato cuando, “se produce en niños que aún no caminan, puede ir asociada a quemaduras orales por una alimentación forzada, por ejemplo, o cuando hay hematomas peribucales que pueden deberse a una compresión forzada de la boca para hacer callar”, explica este cirujano oral y maxilofacial. También son comunes, añade, las lesiones traumáticas dentarias repetidas, “en cuyo caso hay que sospechar cuando se produzcan en dientes no incisivos ya que es muy raro que ocurra por accidente en los premolares”.  Los hematomas faciales en zonas no prominentes también son sospechosos en menores que no andan o cuando se sitúan en la parte retroauricular (detrás de la oreja) o en el cuello, “ya que una caída no suele dañar ese tipo de zonas”, indica este especialista.