Los PIERCING pueden producir enfermedades bucales, necrosis o parálisis del párpado

13/06/2011 Los médicos de familia advierten que es preciso conocer los riesgos asociados a ciertas modas como la de colocarse un piercing, una práctica habitual en los adolescentes. Además de infecciones en la zona, también puede producir enfermedades de la boca, necrosis o parálisis del párpado. Un estudio realizado en Cataluña pone de manifiesto que la edad media de los adolescentes que llevan un piercing o un tatuaje está por debajo de la edad legal (16 años).

Un estudio realizado en Cataluña con 526 alumnos de 3º y 4º de la ESO, sobre la moda de colocarse un piercing y los riesgos asociados, ha puesto de manifiesto que un tercio de los adolescentes que lleva esta pieza cree que la práctica no entraña ningún riesgo. Entre los que afirman conocer sus riesgos, los limitan a infecciones locales, sin saber que existen otras complicaciones más importantes como las enfermedades bucales, necrosis, o la parálisis del párpado.
El estudio también refleja que la media de edad de los que llevan un piercing o un tatuaje es de 15–13 años, es decir, está por debajo de la edad legal establecida para realizarlo sin autorización.
La doctora Rosario Jiménez, del Grupo de Atención al Adolescente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC),  aclara que aunque los riesgos para la salud de los piercing no dependen de la edad, la normativa determina que hasta los 16 años los padres deben aprobar esta práctica en sus hijos. "Suelen ser permisivos con algo que no provoca tanto rechazo como años atrás. No obstante, el menor y la familia deben conocer las normativas legales y sobre todo los riesgos para la salud según la localización. Es imprescindible que esta práctica se lleve a cabo siempre en un centro autorizado", aconseja la Dra. Jiménez.
Más información para padres en: www.aepap.org/joven/piercing.htm