Los niños con talla baja tratados con hormona de CRECIMIENTO pueden alcanzar una estatura normal

15/11/2010 Según datos del estudio GeNeSIS, realizado durante la última década entre más de 17.000 pacientes procedentes de 30 países, los niños con talla baja tratados con hormona de crecimiento pueden alcanzar la talla normal y continúan creciendo a un ritmo acelerado en los cuatro años siguientes al comienzo del tratamiento.

El tratamiento con hormona de crecimiento (GH) consigue que los pacientes con talla baja mejoren su velocidad de crecimiento al año de iniciar su administración. Además, la talla continúa aumentando a un ritmo acelerado a lo largo de los cuatro años siguientes al comienzo del tratamiento. Así lo han demostrado los resultados del estudio GeNeSIS, realizado entre más de 17.000 pacientes procedentes de 30 países. Los datos del estudio se presentaron ante destacados especialistas en Endocrinología Pediátrica del panorama nacional para evaluar y compartir la evolución del tratamiento con hormona de crecimiento desde la puesta en marcha del estudio, hace diez años. El déficit de hormona de crecimiento es una enfermedad caracterizada por una producción inadecuada de esta hormona, encargada de estimular el crecimiento en el organismo. Entre sus consecuencias, destacan la talla baja desde los primeros meses de vida, una velocidad de crecimiento ralentizada y un retraso en la maduración ósea. Se trata de una enfermedad sobre la que existen grandes incógnitas acerca de los tratamientos y las respuestas terapéuticas de los pacientes.
El Profesor Manuel Pombo, jefe de Servicio de Pediatría y de la Unidad de Endocrinología Pediátrica, Crecimiento y Adolescencia del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, comentó: “Además de ofrecer datos de seguridad y efectividad de la hormona de crecimeinto, el estudio GeNeSIS ha permitido alcanzar hallazgos genéticos importantes, como caracterizar mejor las alteraciones del gen SHOX como responsable de algún tipo de trastorno de crecimiento”.
El principal problema con el que se encuentran los especialistas, aún hoy, es realizar un diagnóstico realmente preciso durante la práctica clínica. “Seguimos valiéndonos del análisis de múltiples factores, como la evolución del crecimiento o la maduración ósea para intentar discriminar qué paciente es el deficitario de GH”, opina el Prof. Manuel Pombo, “pero la realidad es que, a día de hoy, la pregunta sigue siendo a quién tratar, cómo tratar, cuándo tratar y durante cuánto tiempo”. El estudio GeNeSIS, además de facilitar datos de seguridad y efectividad del tratamiento con hormona de crecimiento, facilita métodos de diagnóstico. “Dadas las limitaciones que existen para acceder a estas técnicas en muchos centros sanitarios, este estudio ha permitido disponer de ellas para explicar hasta el 10% de esta patología”, concluye el Dr. Pombo.