Consejos de seguridad para disfrutar del ESQUÍ en familia

11/02/2018 ¿Podemos llevar niños pequeños a esquiar con nosotros? ¿A partir de qué edad? ¿Qué tipo de equipo es recomendable usar? ¿Sabéis que el color de la ropa es muy importante para evitar accidentes? Te facilitamos un decálogo para que disfrutes del deporte blanco en familia y de manera segura.

La temporada de esquí ya ha comenzado en muchas estaciones españolas, pero no siempre se realiza este deporte en las mejores condiciones. La seguridad es fundamental y hay que tomar precauciones. El servicio médico del Grupo DKV Seguros nos facilita una serie de consejos para disfrutar del deporte blanco en familia.

¿Desde qué edad pueden esquiar los niños?
El esquí requiere una osificación adecuada y un buen nivel psicomotriz que permita controlar los esquís. Se recomienda empezar a esquiar a partir de los 5–6 años, edad a partir de la cual los huesos, articulaciones y la coordinación neuromuscular están maduros.

¿Qué lesiones son las más frecuentes?
Aunque se crea lo contrario, las probabilidades de traumatismos en el esquí son relativamente bajas: de 2,6 a 3,9 lesiones por cada 1.000 esquiadores/día. Aún así, ¡ten cuidado con tus rodillas! La mayor parte de las lesiones se producen en esta zona (roturas del ligamento anterior, esguinces del ligamento cruzado anterior o contusiones). Otra lesión muy frecuente es la rotura de ligamento del pulgar de la mano, ya que en las caídas utilizamos como apoyo la mano con el puño cerrado agarrando el bastón.

Decálogo para esquiar seguro
1-
¡La indumentaria es muy importante! Los colores de las prendas exteriores tienen que ser muy visibles para alertar al resto de los esquiadores de tu presencia.

2-Hay que abrigarse. Utilizad prendas que protejan del frío y de la humedad, también en las áreas entre zonas (muñecas, cuello, cintura).

3-Hacer un calentamiento progresivo que ejercite músculos y articulaciones. Estos ejercicios nos prepararán para el descenso y disminuirán las posibilidades de lesión en caso de caída.

4-Utilizad gafas de sol con cristales pantalla de protección de rayos UVA. Los rayos de sol reflejados en la nieve contienen más radiación.

5-Aplícar crema fotoprotectora en la piel expuesta al sol, sobre todo en la cara. Al final de la jornada, aplicar crema hidratante en la piel que haya estado expuesta al frío y al sol.

6-Aseguraos de tener reguladas las fijaciones. Deben saltar en caso de caída y liberar el pie.

7-¡Nada de alcohol, ni antes ni durante el esquí! Hay que lanzarse a las pistas con los reflejos al cien por cien y  habiendo dormido lo suficiente.

8-No detenerse en lugares de paso: sendas que llevan a otras pistas, salidas de instalaciones, zonas de descenso de remontes...

9-En la pista, observar las trayectorias del resto de esquiadores para evitar choques. ¡Tened bien detectados a los esquiadores noveles y a los más arriesgados! Hay que mantener una distancia de seguridad adecuada respecto a ellos.

10- Hacer ejercicios de estiramiento también al terminar la jornada. Os ayudarán a mantener la elasticidad del músculo.