Vuelta al “cole” sin problemas

Tácticas para que el inicio del curso sea positivo
Niños / Psico Se acabaron las vacaciones. Comienza la rutina: suena el despertador, hay que levantarse para ir al colegio; una vez en clase, mantenerse sentado y escuchar al profesor; por la tarde, hacer los deberes; y por la noche, acostarse temprano. Para muchos niños, la vuelta a la rutina escolar puede ser molesta, sin embargo, existe una fórmula para que sea agradable: aplica tácticas psicológicas. Por Carmen Bayón.

El inicio del curso puede ser una alegría para los niños o un suplicio. Todo depende de cómo se adapten. En esta tarea los padres pueden ayudarles mucho, sobre todo si ponen en práctica una serie de rutinas en el seno familiar durante los días previos a la vuelta al colegio. Psicólogos y educadores desaconsejan que el niño regrese de vacaciones justo el día antes de iniciar el colegio, ya que no tiene tiempo de adaptarse a los nuevos horarios. Esta situación puede producirle estrés postvacacional, un síndrome que en los más pequeños se manifiesta con falta de apetito y lloros continuos, y en los más mayores con irritabilidad, pasotismo y mayor rebeldía en su conducta. Suele durar de una semana a diez días, justo el tiempo que tarda en adaptarse.

 

Consejos para que se adapte mejor al colegio
La norma principal es que al menos una semana antes de que las vacaciones lleguen a su fin, se regulen los horarios y se produzca una vuelta progresiva a la rutina.
– Durante unos siete días antes de empezar el curso debe irse a la cama temprano; y también debes darle de comer a la  misma hora que en el “cole”. Es normal que el primer día que lo acuestes temprano no quiera irse a la cama y se rebele; para ayudarle, dale un baño caliente y procura que la cena sea ligera.
– Intenta que unos días antes de comenzar el colegio quede con alguno de sus compañeros o amigos. Y dile que va a volver a verlos en el colegio, esto le ayudará a empezar.  Conciéncialo de que volver al colegio es algo agradable: dile que conocerá niños, que hará nuevos amigos, que tendrá nuevos profesores, …
– Organiza los horarios. Debe tener una rutina clara: levantarse con tiempo para desayunar sin prisas, asearse y vestirse. Un buen truco es preparar la noche antes la ropa que se pondrá por la mañana (si le animas a preparar su mochila, él se sentirá útil) y dejar puesta también la mesa del desayuno, así os ahorraréis tiempo.
– Deja que participe en la elección de las actividades extraescolares y que te acompañe cuando compréis los libros, el material escolar o el uniforme.
– Si es la primera vez que va al colegio, debes quitarle el pañal unas cuantas semanas antes de comenzar el curso y, si duerme la siesta, has de suprimirla una semana antes de que comience la jornada completa para que vaya habituándose a los horarios del colegio.
– Durante los primeros días de colegio no le agobies con sus obligaciones en casa, como recoger su habitación o hacer los deberes. Puedes ir aumentando el tiempo que dedica a las tareas del colegio progresivamente.

– Si el niño muestra rechazo al colegio, llora y no quiere ir, debes averiguar la causa: habla con su profesora, exponle el problema y buscad soluciones de forma conjunta. Siempre que detectes un cambio negativo en el comportamiento de tu hijo que perdure en el tiempo, has de hablar con él, interesarte por lo que hace en el colegio, los niños con los que se relaciona y, sobre todo, ponerlo en conocimiento de la profesora.

TEMAS RELACIONADOS:

Actividades extraescolares

(05/09/2012)